sábado, 14 de abril de 2012

JORDANIA 2012


Jordania, el reino Hashemita, está íntimamente ligado a la historia, ofreciendo numerosas muestras de alguna de las civilizaciones más importantes del mundo antiguo, los nabateos, los romanos... Es un punto estratégico entre Asia, África y Europa. El país está gobernado por el Rey Abdullah II desde 1999. El pueblo jordano, hospitalario, generoso y acogedor con sus visitantes, formado por unos 6.5 millones de habitantes, es una mezcla de etnias y religiones, aunque predomine con diferencia la musulmana, que viven en paz y armonía, que hacen de este, uno de los países árabes más estables y tranquilos en Oriente Medio.

La lengua oficial es el árabe, aunque el inglés es de uso común. Entre los platos tradicionales destacan el hummus (una especie de puré de garbanzos) y el  mansaf (cordero cocinado con hierbas aromáticas y yogur). Y no se puede uno ir del país sin haber probado su delicioso té o el café árabe, hecho a fuego de hoguera en el desierto.

La moneda oficial es el dinar jordano, JD (equivalente casi al euro), que se divide en 1000 fils o 100 piastras.

Es necesario un visado para entrar al país (cuesta actualmente 40 JD). Se puede solicitar directamente en el aeropuerto al llegar.

Esta ha sido mi segunda visita al Reino Hashemita. A pesar de haber repetido algunos lugares, la experiencia ha sido de nuevo estupenda. Combinamos el viaje con la entrada a Israel, para conocer Jerusalén.

En esta ocasión compramos el vuelo por nuestra cuenta y contratamos el circuito directamente con Jordan Experience, la misma agencia jordana con la que habíamos estado en diciembre, para ahorrar los gastos de trámites y gestiones y la comisión de la agencia española. 

Lo hicimos todo por correo electrónico; hablan inglés y español perfectamente, lo que siempre facilita las conversaciones. Nos dieron la opción de pagar por transferencia o en efectivo al llegar, y en dólares americanos, lo que nos favorece a la hora del cambio. Nos ahorramos un buen pellizco por persona.

Si estás pensando en viajar a Jordania ahora te puedo ayudar a organizar el viaje y aún saldrá más económico, sin ninguna agencia intermediaria.

01 de abril

El vuelo sale de Barcelona con escala en Roma. Viajamos con Alitalia. Llegamos al aeropuerto Queen Alia de Amman a las 02.30h de la madrugada. La cola para hacer el visado esta vez es muy pesada, más aún por la hora que era... Pero ahí no se acaba la cosa: la primera sorpresa es que nuestra maleta se ha quedado en Roma, junto con el resto de las que venían de Barcelona. 
Ponemos la reclamación y nos dicen que con suerte llegará al día siguiente, en el próximo vuelo. Nos hacen rellenar unos papeles y poner la dirección de los hoteles donde nos hospedaremos; nos la mandarán allí en cuanto llegue. Evidentemente da rabia, pero eso no iba a estropear nuestro viaje, así que gracias al equipaje de mano, indispensable, seguimos el viaje sin problema.

Desde el aeropuerto a Amman hay una media hora de camino; entre unas cosas y otras, llegamos al hotel Ramada Amman a las 04.15h de la mañana. El lobby es bonito, la habitación no muy grande, pero con el sueño que tenemos nos parece estar en la gloria. Nos vamos directos a dormir, porque al día siguiente nos vienen a recoger a las 08.15h. A las 08.00h hemos quedado con Mohammed Ammar, el chico de la agencia, para entregarle el dinero del viaje. 


02 de abril

Nuestro guía el primer día es Khaled Marcos Mustafá, un chico muy simpático. Él nos acompañará a Madaba para visitar el Monte Nebo y la Iglesia de San Jorge


El grupo hoy es de siete personas: un matrimonio de San Sebastián (Ana y Chema), una pareja de Chile con un bebé de un añito (Rodrigo, Cristina y Facun) y nosotros. Esta excursión ya la hicimos la vez anterior, pero siempre es bonito regresar a los lugares vistos. El día era soleado, pero en el Monte había igualmente neblina y no nos permitió ver desde arriba la Tierra Prometida


No había demasiada gente, para ser temporada alta... Estábamos bien. De camino a la Iglesia de San Jorge cruzamos la ciudad de Madaba caminando. 


En la ocasión anterior no habíamos visto mucho, ya que el autobús nos había dejado delante de la iglesia directamente, así que esta vez estuvo bien dar un paseo por las calles, llenas de tiendecitas de recuerdos. El turismo es una fuente de ingresos muy importante para este país, y es una lástima que haya descendido tanto por culpa de los conflictos en Oriente Medio, porque Jordania es un lugar seguro hasta el día de hoy.


Volvimos a escuchar la explicación del mapa bíblico sobre Tierra Santa y entramos a la iglesia a echar un vistazo.



Al salir de allí continuamos el camino hacia el sur. Cogimos la carretera del desierto rumbo a Petra.  Teníamos por delante un viaje de unas tres horas. A medio trayecto hacemos una parada para beber algo y estirar las piernas; paramos en uno de los lugares que habíamos parado en diciembre. 
Llegamos a Petra sobre las 15h.
Nuestro hotel aquí es el Petra Panorama, de cuatro estrellas. Está muy bien. El lobby es muy grande y luminoso, y las vistas son espectaculares a las montañas de Petra. Tiene dos terrazas, una con sillas y mesas y otra con piscina. Está escalonado; el lobby está en la parte más alta, como el restaurante.



Tenemos tiempo libre toda la tarde, así que nos tomamos algo en el lobby y nos conectamos a internet (wifi por $5 los dos días). Tenemos que cenar temprano porque a las 19.45h vendrá a recogernos Loai (el guía que tuvimos en diciembre) para llevarnos al espectáculo Petra by night
No lo tenemos incluido en el tour, pero nos facilitan todo muchísimo. Él se encargó de comprar las entradas (12 JD) y nos vinieron a recoger y a dejar de vuelta en el hotel por un par de dinares por persona. 
Esa tarde recibo un mensaje de Mohammad, el conductor que tuvimos en diciembre; está en Petra y se acercará al hotel a tomar algo con nosotros. Es estupendo volver a ver a las mismas personas que habíamos conocido.


Tras la cena, bajamos al espectáculo. Solo accederemos hasta la Fachada del Tesoro. El camino, desde el inicio, está iluminado con velas. Crean una especie de lamparitas cubriendo las velas con bolsas de papel, queda muy original.  


La primera parte el espectáculo la protagoniza un hombre que sale cantando y tocando un instrumento de cuerda, y tras él, otro músico pasa un rato tocando música tradicional con la flauta. 





Lo más bonito es la ubicación y la atmósfera que se crea, y caminar por el Siq a oscuras, con la tenue luz de las velas. En total, estuvimos unas dos horas, desde que entramos caminando. Regresamos al hotel hacia las once de la noche.

03 de abril

Dedicamos todo el día a Petra. Loay nos vino a recoger a las 07.30h. Volvemos a hacer con él el recorrido, aunque en esta ocasión el grupo es mucho más numeroso. Salimos del punto de origen 34 personas, pero la mitad decidieron hacer el trayecto por su cuenta. para todos los que nos quedamos, fue mucho mejor.

La Fachada del Tesoro no nos dejó de impresionar a pesar de haberla visto ya... Es imponente.


Al llegar al teatro cambiamos el punto de situación para escuchar la explicación. Subimos por unas rocas hasta un punto en la montaña desde el que se podía contemplar a vista de pájaro.


Nos acercamos hasta el Palacio de la Niña y luego nos quedó tiempo libre para subir quien quisiera al Monasterio o dar una vuelta por el resto de las ruinas. 


Hacía muchísimo calor, así que por el camino nos compramos una botella de agua y al llegar arriba nos sentamos en el bar a disfrutar de un momento de tranquilidad contemplando el edificio. Loay había quedado con todos nosotros a las 17.30, pero llegó sobre las 16.45h.



Nos dijo que si queríamos, podíamos ir con él a un café del pueblo a ver el partido de champions del Barça contra el Milan. Sin dudarlo nos animamos, sería divertido. Por suerte, cuando llegamos al hotel, nuestra maleta perdida ya había llegado. Menos mal...

Avisamos también a Mohammad y se apuntó. Vino a recogernos a las 21h. Bajamos al Orient Café. Cuando entré me dio un poco de cosilla, porque era la única mujer en el local, pero luego fueron llegando amigos de Loay y Mohammad, la mayoría guías que hablaban español o inglés, y lo pasamos realmente bien; tomamos café y fumamos con ellos arguile. Menudo jaleo se armaba cuando marcaban goles!! 



04 de abril

Salimos de Petra en dirección al Desierto de Wadi Rum, el Valle de la Arena. Teníamos contratado el 4x4 por dos horas. Es divertidísmo ir montado en la parte de atras del jeep viendo todo el paisaje. Todo un lujo.


De camino al campamento paramos en varios lugares. Primero fuimos hasta una gran duna desde la que se pueden ver unas vistas preciosas. Cuesta muchísimo subirla, eso sí; y como yo ya la había subido en diciembre, esta vez me quedé en la parte de abajo. Luego fuimos a ver los dibujos de los beduinos en las rocas. Las personas que quisieron se subieron en dromedario para dar un pequeño paseo.



Más tarde nos acercamos a un mirador natural con unas vistas preciosas.

Cuando paramos a tomar el té en el minicampamento de Lawrence de Arabia volví a ver a Abdallah, un hombre muy simpático con el que me había hecho fotos en diciembre. 




Le enseñé las fotos, que aún llevaba en la cámara, y le hizo mucha ilusión. Cuando nos íbamos ya en el jeep veo que sale corriendo detrás del coche.
 Pensé que a alguien se le había olvidado algo, y resulta, que vino para regalarme un botecito de perfume en crema... El detalle me llegó al alma, no me lo esperaba, de verdad. Un gesto más de la amabilidad y generosidad de este pueblo.



Llegamos sobre la hora de comer al campamento Hillawi. Aquí hacíamos noche. Al llegar nos dieron nuestra haima (con baños dentro) y luego a comer. 

Tenían preparada una barbacoa con pinchos de carne de pollo, cordero y ternera, acompañado de verduras, ensaladas, patata, hummus,... y el postre. Estaba riquísimo. La comida nos costó 10 dinares por persona. Las aguas valían 1 dinar, y la cerveza 4 las latas, y 5 el botellín. 




Después de reposar un poco la comida contratamos a parte 2 horas más de 4x4 (15 JD pax) para ir a subir dunas y ver el atardecer. Fue divertidísimo. 

Al caer el sol hicieron té en una pequeña hoguera y subidos a unas rocas, vimos la puesta de sol.






Al regresar al campamento la cena fue sobre las 20.30h. Prepararon el plato típico del desierto: zarb. La carne de cordero y pollo la meten, junto con guarnición dentro de un gran barril de metal lleno de brasas y lo entierran en la arena, lo cubren con una tapa y con una manta y lo tapan con una montaña de arena. Está exquisito. 







Después de cenar teníamos fiesta. Pusieron música árabe y la gente salíamos a bailar. Por cierto, esos bailes árabes son casi tan difíciles como hablar su idioma...
Al terminar la música nos fuimos a ver las estrellas con Loay, pero al haber casi luna llena, no se veían tantas como cuando está completamente a oscuras. Charlamos un rato y nos fuimos a dormir.

05 de abril

Salimos de Wadi Rum a las 9 de la mañana en dirección al Mar Muerto. Tras una parada para refrescarnos en el camino, llegamos a las 13.30h aproximadamente. Tuvimos tiempo libre hasta las tres. Me di un baño rápido y en la zona de la terraza coincidimos con Khaled y con Sufian, el guía que habíamos tenido en Jerash en diciembre. 
Fue una sorpresa muy agradable. También nos reunimos con Cristina y Rodrigo, que no durmieron en el desierto por si acaso no lo encontraban en condiciones para Facundo, su bebé.



En el aparcamiento de la playa había todo tipo de transporte... 

Al llegar a la frontera de King Hussein (Allenby) tuvimos que pagar para salir del país (8JD pax) , y por el bus que nos llevaba hasta la frontera israelí (9JD pax).
La visita a Israel la podéis encontrar en el post correspondiente. El último día en Amman, fue muy cortito, ya que llegamos casi a las 9 de la noche al hotel. Al llegar a la frontera jordana nos esperaban para llevarnos de vuelta a la capital. Al llegar al hotel tomamos algo para despedirnos y a dormir un poquito, que a las 01.30 nos venían a recoger para ir al aeropuerto.
El vuelo salía a las 04.30 de la mañana. Por cierto, nos dormimos, y nos llamaron de recepción diez minutos después de la hora... A correr!!
Como en la ocasión anterior, recomiendo este viaje a todo el mundo. Jordania es un país de contrastes y lugares maravillosos. 



5 comentarios:

María del Castillo González dijo...

Felicidades de nuevo por todo tu trabajo en estos posts tan completos que compartes!!!
Desde luego que son una auténtica guía de viajes!! Muchísimo mejor aún!!! :D
Guapísimas las fotos!! La gente es maravillosa por lo que cuentas,y la comida...ummmmm!!!

Un besito!!!

Jose dijo...

Coincidimos un dia en Amman.
Empezamos el dia 31 de marzo y me fie de la empresa que me dijiste, y fue genial.
Fui con viajar-jordania y no pudo ser mejor.
Gracias por este blog en el que seguro que ayudas a mucha gente, y te animo a que sigas contando todos tus viajes.

MÓNICA dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios. Me animáis a seguir teniéndolo al día. Espero poder volver a escribir algún post pronto!! hahaha
Jose, la próxima vez puedes contactar directamente con Jordan Experience!! Porque seguro que habrá una p´roxima vez, ¿no? jajaja

Diego del Toro dijo...

Monica tu blog es estupendo y me está sirviendo de mucha ayuda par planificar mi viaje a Jordania ahora en octubre. Una pregunta hay mucha diferencia entre reservar en Jordan experience y viajes-jordania.com, porque lo que he visto es que los vuelos salen a mas de 500 euros, y en viajes-jordania.com todo puede salir por unos 1000. Gracias por anticipado.

MÓNICA dijo...

Hola Diego, te dejo mi correo electrónico para que me mandes el tuyo y te comento unas cuantas cosas, si te parece bien. Acabo de volver de Amman, de pasar allí los dos meses de verano; te puedo informar de lo que quieras. Este es mi mail: monicacegar@hotmail.com
Espero recibir noticias tuyas pronto.
Un saludo y encantada de ayudarte.

Publicar un comentario