domingo, 14 de agosto de 2011

MIAMI 2011


13 Agosto
Llegamos a Miami a las 9.35h en el vuelo de American Airlines que salió de Cancún a las 7 de la mañana, cambiamos el reloj de hora, adelantamos una, y nos disponemos a dar una vuelta rápida por la ciudad. 
Pasamos el control de aduanas y vamos a dejar las maletas en las taquillas, mucho mejor que tener que dejarlas todo el día por ahí en algún rincón del aeropuerto y que nos las pierdan. Hay una chica muy amable que nos dice el precio por si no nos interesa dejarlas todas, pero claro, no vamos a cargar con ningún bulto, así que dejamos las dos maletas grandes y las dos de mano. Pagamos 8 dólares por cada maleta y 4 por cada bolsa. No está mal; ya que es tarifa diaria, no te cobran por horas. Se nos han hecho ya las 11 de la mañana...
Al salir preguntamos cómo llegar al centro, ya que tenemos los tickets comprados por internet para el autobús turístico hop on hop off de Gray Line (http://www.city-discovery.com/es/ID6203_Tour_sube_y_baja_en_Miami) : Miami sightseeing tour; pero los autobuses son un poco caóticos, además es sábado y hay algunos que no circulan en fin de semana, así que cogemos un taxi hasta el punto más cercano de los que teníamos en la lista de paradas, siguiendo las indicaciones de un señor cubano muy simpaticote que está en la estación de bus: Blikell Avenue con la 13, en el Downtown.

Pero al llegar allí no hay un alma por la calle. Ni rastro de autobuses... A preguntar de nuevo. Un chico nos dice que él siempre ve esos buses por Bayside, donde está la central, que podemos ir caminando dando un paseo, está a unos 20 minutos. OK, no es mala idea. Pero se ve que nos equivocamos de puente, debíamos cruzar uno y giramos por otro...


Después de caminar un rato, y comenzar a pillar una insolación porque el calor se estaba haciendo insoportable, una mujer nos dice que lo mejor es coger un taxi para llegar a nuestro objetivo; ni lo dudamos. En cinco minutos en coche estamos allí.


Tenemos la suerte de ver el autobús aparcado en aquel momento, así que vamos disparados para allá. El señor nos dice que debemos cambiar el voucher impreso de internet por los tickets, que el bus está a apunto de salir pero que nos esperan: muy amable. Cambiamos el papel por los billetes, nos dan el mapa de la ciudad y nos explican que hay dos tours de hora y media cada uno: el de la ciudad, que sale cada dos horas, y el de la playa, que sale cada media hora. Por suerte el que está a punto de salir es el de la cuidad, si no, ya no habríamos tenido tiempo de pillarlo.


Salimos hacia el Downton, el guía va explicando cosas y hace la visita interesante. Visitamos también Coconut Grove, Coral Gables, Little Havana, la calle 8... Simplemente para tener una visión general de la ciudad porque no nos da tiempo a mucho más. A las 5 tenemos que salir de nuevo hacia el aeropuerto.

Os dejo un vídeo cortito para escuchar el ambiente: 





Al acabar el recorrido decidimos subir al autobús que ya está esperando para hacer el otro tour, el de la playa. Más tarde iremos a comer, contamos que nos queda sobre una hora y media antes de tomar un taxi.


En esta ocasión nos dirigimos hacia las playas: South beach es la primera que visitamos. De camino, el guía nos explica dónde tienen algunas de sus casas famosos como Julio Iglesias, Oprah Winfrey, Julia Roberts, Shaquille O'Neill... Todo son islas privadas a las que solo hay acceso si eres residente. Un lujazo.


No nos bajamos del bus aunque hay parada, y mucha gente se queda a pasar el día, pero nosotros no tenemos tiempo, una lástima. Recorremos la zona de Miami Beach, el distrito de Art deco y volvemos hacia Bayside para comer antes de dejar la ciudad. 


Ha estado genial. Lo malo es que los buses turísticos no son como en New York que pasaban cada 5 minutos, aquí solo son cada dos horas o cada media si es el circuito de la playa, lo que te condiciona si vas con el tiempo limitado.

Cuando llegamos de nuevo a Bayside comemos en uno de los restaurantes que hay por la zona y nos damos un paseo. Nos compramos una sudadera de recuerdo y cogemos el taxi al aeropuerto. Desde el Port tiene tarifa fija: $24.

Ya en el aeropuerto todo va como la seda, la verdad. Cogemos las tarjetas de embarque en Iberia y dejamos las maletas que teníamos facturadas desde Cancún. Solo queda esperar a que el avión despegue y nueve horas de vuelo.

De hecho a Barcelona llegamos 20 minutos antes de lo previsto, pero para chafar la fiesta, tuvimos que esperar por las malestas 1h y 10min!!! Y cuando ya las teníamos en la mano escuchamos por megafonía que el equipaje del vuelo de Miami se retrasa en salir por problemas en la cinta transportadora... Y lo dicen después de una hora y cuarto!!! En fin, comenzamos el viaje con percances con Iberia y lo terminamos igual, menos mal que una vez que estás en casa ya solo te acuerdas de los buenos momentos!!


2 comentarios:

MAJO dijo...

Qué día más bueno!. Me alegro que fuera bien (dentro de lo que cabe). Por cierto, pensaba que eran dos horas de diferencia con respecto a México y no una...igual que en Nicaragua.

Felicidades porque el día salió perfecto!

MÓNICA dijo...

Gracias Majo, la verdad es que lo aprovechamos todo lo que pudimos.

Publicar un comentario